Archivos de la categoría ‘Declaraciones’

Hoy viernes, acabamos de recibir un correo de esos que tras su atenta lectura te hacen reflexionar, te hacen entender que algo ha cambiado y que otros tiempos fueron mejores, o diferentes y que había ciertas actitudes que deberian ser eternas por el bien de todos. Estas actitudes son la esencia del turismo responsable, un turismo diferente que queremos impulsar y desarrollar.

Desde la Asociación para la promoción del turismo responsable Bidaietiko queremos compartir esta reflexión con todos aquellos viajeros que entienden que su viaje es una experiencia que contribuye al desarrollo sostenible del destino.

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios mas altos y temperamentos mas reducidos, carreteras mas anchas y puntos de vista mas estrechos. Gastamos mas pero tenemos menos, compramos mas pero disfrutamos menos. Tenemos casas mas grandes y familias mas chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos mas grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, mas expertos pero mas problemas, mejor medicina pero más enfermos.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reimos muy poco, manejamos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiado televisión y meditamos muy rara vez.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, pero pensamos cada vez menos, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la Luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores. (más…)

Anuncios

Carlos Buj reflexiona sobre los hilos del turismo responsable:

Recientemente he encadenado dos eventos dedicados al turismo responsable. Por un lado, el Congreso de Ética y Turismo de la OMT, que ya comenté, y por otro, Futuralia, un acto organizado por Nexotur, un medio de comunicación para profesionales del turismo.

En ambos casos -salvo excepciones- no se comentaron los impactos negativos del turismo, las malas prácticas de la industria turística fueron obviadas y los errores de planificación turística parece que a todos pasaron desapercibidos. En cambio, nunca se deja de subrayar el papel de motor económico y social del turismo así como se transmite la imagen de que las empresas turísticas se están tomando muy en serio ser más sostenibles y responsables.

Esta óptica alineada con la gran industria turística y el poder político se debe, simplemente, a que los organizadores de estos eventos no son otros que las grandes empresas y el gobierno, que cuentan con recursos para organizarlos. Además, de los pequeños propietarios y empresarios, la sociedad civil es excluida sistemáticamente de estos foros y por lo tanto sus puntos de vista son excluidos del debate. Los sindicatos del sector no pueden aportar su perspectiva de las condiciones laborales en el turismo. Las organizaciones ecologistas no pueden exponer su visión sobre los impactos medioambientales del turismo y su contribución al cambio climático. Las comunidades locales afectadas por el desarrollo turístico no pueden compartir su propia experiencia. O, incluso, los propios turistas no pueden hacer valer sus quejas a través de las orgainzaciones de consumidores.

La OMT es agencia de las Naciones Unidas para el turismo que apenas tiene en cuenta a la sociedad civil. Las ONGs que trabajan con el turismo son excluidas incluso de las labores consultivas, que sí disfrutan en otras agencias de la ONU. Por ello, se ha lanzado la campaña “es hora que la OMT abra sus puertas a la sociedad civil“.

Los medios de comunicación masivos, a menudo vinculados al poder político y económico -por ejemplo a través de la publicidad- reproducen el discurso dominante que sale de este tipo de foros. Así, una pequeña acción de caridad de una multinacional puede compensar malas prácticas sistemáticas de su modelo de negocio. El resultado es que llega al público una visión optimista y complaciente que transmite “que algo se está haciendo” en la buena dirección. Sin embargo, no debemos olvidar que lo primero que se debe hacer para solucionar un problema -en este caso el modelo insostenible dominante en el turismo- es reconocerlo como tal.

Reconocer el problema y darse cuenta de que de seguir gravándose los problemas medioambientales, climáticos y sociales que sufrimos, no habrá ningún mercado al que vender, es algo que la mayoría de los políticos y empresarios españoles y latinoamericanos no está dispuesto a interiorizar, pues sus preocupaciones suelen tener un un cariz cortoplacista. En otros países como Reino Unido o Alemania, el empresariado y el gobierno se han reconocido como responsables de estos problemas y se han comprometido -al menos sobre el papel- a enfrentar el desafío que enfrentamos. Es un principio.

Última llamada a Durban
“Más allá de los números: un llamamiento por la justicia social, económica y climática en el turismo”

Un desarrollo más justo y sostenible del turismo es necesario para reducir su impacto en el clima a nivel mundial, y para contribuir eficazmente a la reducción de la pobreza y la creación de oportunidades en los destinos turísticos para las comunidades y los distintos actores ​​interesados.

Que el turismo sea utilizado como una excusa para evitar cualquier regulación global y vinculante de las emisiones de la aviación es un tema que preocupa a organizaciones no gubernamentales (ONG) y a la ciudadanía, tanto de los países del Sur como del Norte. Los grupos de interés de la industria turística argumentan que un marco regulador para limitar las emisiones del tráfico aéreo internacional podría tener un impacto negativo en los ingresos del turismo, que se supone contribuyen a la reducción de la pobreza en los países en desarrollo. Su mensaje es, en resumen: “Un régimen climático vinculante para el turismo podría socavar el desarrollo y sus objetivos.”

Las organizaciones que respaldan el presente llamamiento cuestionan este argumento, y piden un debate real sobre el turismo y la reducción de la pobreza en las negociaciones relativas a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (conocida por CMNUCC, o UNFCCC por sus siglas en inglés). Hasta la fecha, la industria de los viajes y el turismo ha protegido sus intereses comerciales en nombre de la lucha contra la pobreza. Es urgente poner de relieve los complejos impactos sociales, culturales, económicos y ambientales del turismo en los lugares de destino, especialmente porque éstas afectan al personal que trabaja en el sector y a las comunidades, y llamar la atención sobre la postura irresponsable de la industria turística en el proceso de la UNFCCC. El debate sobre el papel del turismo para lograr una “economía verde” debe ir más allá de las declaraciones repetidas hasta la saciedad que presentan sólo el lado económico positivo del crecimiento del turismo. Es el momento de debatir seriamente sobre el rápido crecimiento que ha conocido el sector turístico y sus impactos en el clima, la biodiversidad y los recursos naturales, el bienestar humano y el desarrollo. Es necesario un enfoque centrado en las personas y en los derechos humanos, para romper las barreras que impiden establecer normas obligatorias para las emisiones causadas por el transporte internacional y allanar el camino para prácticas de turismo sostenible. (más…)

 

Los pasados días 15 y 16 de Septiembre, organizado por la OMT y la Secretaría de Turismo y Comercio Interior, se celebró en Madrid el I Congreso Internacional de Ética y Turismo, este congreso reunió a diferentes personas y organizaciones de los ámbitos de la ética y del turismo para compartir opiniones acerca del modelo turístico actual y el devenir del futuro modelo de turismo basado en criterios responsables y sostenibles, además de impulsar el compromiso de las empresas con el Código Ético del Turismo como elemento clave para ello.

Actualmente, el turismo desarrolla un crecimiento exponencial, que propicia un elevadísimo nº de desplazamientos de personas entre diferentes países, el turismo debe de ser capaz de garantizar su futuro mediante criterios de sostenibilidad de una manera responsable en las tres áreas que determinan la misma: Económica, Social y Ambiental. Somos conscientes que el crecimiento sin planificación, organización y sin una estrategia participada por todos los agentes implicados en el desarrollo turístico, conduce a un camino sin salida.

El desarrollo de un turismo más responsable y ético, merece el respeto y reconocimiento de todos los sectores de la sociedad. Sin la incorporación de criterios éticos en el desarrollo turístico, se entrará en una competencia que no acarreará beneficio alguno para ninguno de los agentes implicados en el turismo. No es de ninguna manera sostenible, ético y responsable, la continuidad del modelo turístico de los últimos años, basado en el crecimiento ilimitado a costa de generar el mayor beneficio a cualquier precio, y esto exige un cambio de modelo turístico orientado a la innovación y basado en principios éticos y responsables.

La industria del turismo debe comprometerse en asegurar la realización de negocios de manera ética, apostando por el viaje responsable y la contribución del mismo para salvaguardar a las diferentes tipologías de sociedades y al medio ambiente, a la vez que contribuyen a la creación de riqueza que revierta en la creación de empleo digno, otorgando la responsabilidad que le corresponde a la comunidad para formar parte en las decisiones de aquellos centros donde se desarrollen planteamientos turísticos estratégicos.

El turismo además de ser uno de los sectores más importantes de la economía mundial, también acarrea unos impactos negativos en las 3 áreas que contribuyen a la sostenibilidad, ya que contribuye a la degradación medioambiental y al deterioro del Patrimonio, crea desigualdades sociales y no apuesta por el reparto equitativo de la riqueza que genera el turismo, desviando fondos a paraísos fiscales y evadiendo divisas,….etc. Para evitar estos impactos negativos del turismo de masas, los sectores público y privado del turismo deben apostar por verdaderas estrategias de sostenibilidad y responsabilidad que afronten los impactos negativos que genera el turismo, establecer un marco normativo reglado y apostar por una responsabilidad social empresarial no voluntaria y auditada por actores públicos. (más…)